Digitaal Handboek

Hoja de Ruta

La Hoja de Ruta es una herramienta eficiente de marketing que nos ayudará a planificar, de manera organizada, las próximas acciones de nuestra empresa.

Debido al contexto actual de continuos cambios que están afectando a las empresas, para ser realmente competitivas en el mercado, éstas deben contar con unas estrategias de marketing y comunicación adaptadas a la nueva realidad.

Esta nueva dinámica se ve marcada por el papel protagonista que ha adquirido el consumidor, pues gracias al auge de las nuevas herramientas tecnológicas se ha encontrado con el poder suficiente para adoptar decisiones importantes.

Es por ello que el mercado actual está exigiendo a todas las empresas, sin importar su tamaño o sector, a tomar decisiones de manera cada vez más rápida y eficaz, y solo las empresas que logren adaptarse a estos cambios, lograrán permanecer de manera competitiva en el mismo. Por esto, muchas organizaciones están optando por la Hoja de Ruta como actual herramienta de marketing, en detrimento del Plan de Marketing.

De poco te servirán muchas buenas ideas si no tienes un plan de marketing eficaz que las coordine, con objetivos claros que lo vertebren basados en las fortalezas reales de tu negocio y un presupuesto que logre optimizar al máximo tu inversión.

Primer hito de tu hoja de ruta: Que ofrece tu negocio

Nadie mejor que tú conoce profundamente tu negocio, tu servicio o tus productos. Es necesario tener una imagen muy clara de tu empresa y lo que ofreces a tus clientes para conocer y manejar tanto sus fortalezas como sus debilidades. Este análisis es el primer paso que te permitirá llegar a un posicionamiento eficaz: qué te hace diferente de tu competencia o, lo que es lo mismo, porqué deben elegirte a ti y no a otros productos/servicios/empresas similares.

Segundo hito de tu hoja de ruta: a quien queremos/debemos dirigirnos

Esencial para el desarrollo de nuestros planes de marketing. Debemos definir el público al que queremos alcanzar, quiénes son, dónde están, cuáles son sus necesidades a satisfacer y cómo se comportan. Describir a nuestro cliente ideal basándonos en nuestro conocimiento previo, nuestros clientes actuales y los objetivos marcados nos ayudará también para trazar grupos de interés, nuevos públicos potenciales, etc. Con todo esto claro podemos comenzar continuar nuestra hoja de ruta para desarrollar plan de marketing eficaz.

Tercer hito: Análisis de la situacion

Establecido el marco general, durante el desarrollo de un plan de marketing eficaz anual se debe realizar un análisis acerca de la situación actual de nuestra empresa y del sector de actividad en el que actuamos para planificar las acciones de mercado que vamos a llegar a cabo durante el año siguiente.

Un análisis de nuestro histórico nos permitirá tener en cuenta las causas y consecuencias de los buenos o malos resultados obtenidos hasta el momento, el cumplimiento o no de los objetivos anteriores marcados y los estudios de mercado utilizados hasta el momento.

Cuarto hito de nuestra hoja de ruta: Determinacion de objetivos

Ya sabemos nuestro punto de partida. Ahora toca definir dónde ponemos nuestras metas y los plazos con los que contamos para alcanzarlas. Estas metas deben tener un par de características fundamentales como ser medibles en tiempo y cantidad y realistas. Si no cumplen estas premisas difícilmente tu plan de marketing podrá ser eficaz.

Esto no quiere decir que no podamos ser ambiciosos, al contrario, pero si nuestro objetivo final lo es, antes debemos fijar objetivos complementarios y escalonados que nos permitan ir avanzando a medio y corto plazo.

En nuestros objetivos tenemos que diferenciar claramente los cuantitativos (previsión de ventas, porcentaje de beneficios, captación de nuevos clientes…) de los cualitativos (mejora de la imagen, mayor grado de reconocimiento, rejuvenecimiento…) para que las acciones puedan optimizarse al máximo.

Quinto hito: Establecimiento de un presupuesto

Este hito puede moverse a lo largo de la hoja de ruta en función de nuestra conveniencia o necesidades pero normalmente, una vez que se sabe qué es lo que vamos a hacer, tenemos que tener muy claro cuánto nos va a costar o de cuánto disponemos para llevarlo a cabo.

Sexto hito de nuestra hoja de ruta: La estrategia

Evidentemente nuestra estrategia dependerá de los objetivos marcados. Se tratará, por tanto, de seleccionar los canales y medios que mejor soporte nos proporcionarán para alcanzarlos de la manera más óptima y eficaz.

Es mejor concentrarnos en aquellas que se integren y tengan la capacidad de funcionar juntas y a la par para alcanzar los objetivos antes de querer estar en todas partes todo el tiempo, o sean canales tan independizados que no haya una continuidad o no podamos sacarles todo el provecho por falta de tiempo y recursos. Siempre hay que mirar en la misma dirección y lo que se salga de esta visión, no nos hará falta. Al menos para esta ocasión.

Septimo hito de nuestra hoja de ruta: Plan de acción

Ahora nos toca dar forma a las decisiones que hemos ido tomando definiendo qué vamos a hacer en cada canal y medio. En qué vamos a apoyarnos que ya está desarrollado y qué hay que crear desde cero. Fundamental, aplicarlo en calendario para tener tiempo de creación, testeo y puesta en marcha y que no se nos eche el tiempo encima y nos aleje de nuestros objetivos.

Octavo hito: Los sistemas de control y medición

Es la única forma de saber si lo que hemos planteado está funcionando o hay que corregir o ajustar sobre la marcha. Con los datos en la mano y su análisis objetivo, podremos tomar las medidas adecuadas para corregir desviaciones y optimizar cada acción para llegar con éxito a los objetivos marcados.

 Lima SoftPart